Más allá del libro: La dimensión desconocida

Escrito por mrwolfteachingcorner 29-09-2016 en OPINIÓN. Comentarios (0)


ADVERTENCIA:

Este escrito puede producir risas, carcajadas, lloros, dolores estomacales, cefaleas ,reflexión docente, debate en el aula, claustros y reuniones de equipo docente inacabables y otros efectos secundarios. Este escrito es una defensa acérrima de la lectura, la cultura alternativa (cómics, cine, música) y de la reconquista de las bibliotecas.

CONTRAINDICACIONES:

No leer en caso de “fosilización docente”, intransigencia metodológica, “Libritis” crónica, nula capacidad de autocrítica o incapacidad de motivación.

Ante cualquier duda revise su vida como estudiante.

DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO

Ciertamente cuando nos planteamos qué hacemos en el aula y con los libros de texto creo que nos encontramos como la Enterprise en sus viajes…sin un Spock ni un Picard y mucho menos sin un Han Solo teniendo ingeniosas salidas ante la inminente llegada de un destructor Imperial en el que Darth Vader espera para echarnos el guante, ¿Verdad?

Simplemente repetimos el mantra de los Borg “la resistencia es inútil” y nos vemos absorbidos por la inercia del centro o de nuestra propia experiencia y no vemos por qué no somos capaces de salir de ese “Día de la Marmota” en el qué libros e inercias nos condenan a escuchar a Cher una y otra vez en nuestras aulas.


¿Está todo perdido? ¿Es realemente ese momento imposible de evitar? ¿Estamos condenados a perder a la Emperatriz Infantil por qué no somos capaces de darle un nombre nuevo y-por “Ende”-nos hemos convertido en víctimas de los “Hombres Grises?

¡No! No desesperes aguerrido/a docente…todavía puedes convertirte en parte de esa aldea de irreductibles que resiste al “invasor” del tedio y beber de la poción mágica que alguno de los druidas de la tribu han decidido compartir para no quedar “estandarizado”: Manu Sánchez Montero, Pepe Pedraz, Fernando Trujillo, Garbiñe Llaralde, Clara Cordero, Pedro Cifuentes , Mayte Pelegrín entre otros irreductibles plantan batalla a las hordas que una y otra vez intentan frenar el cambio que debemos crear en nuestro espacio vital.


Es momento para llamar a Doc, emular a Marty Mc fly o a Terminator y viajar apra intentar destruir o “instruir” a la joven Sara Connor. Conecten sus condensadores de fluzo, busquen a Chester Copperpot y no; no creo que sea una “tduampa”, no duden en revisar sus apuntes de la Defensa Bonetti, Agripa o Capo ferro, llamen a sus amigos de la Brigada Brutal o de la Ciudad de los Goblins, no ese paraguas no es Orcrist, sí ese Anillo valdrá, por supuesto que algo de cuerda vendrá bien, correcto Once es algo más que un número, quizá no les conviene apellidarse Snow allá a donde vamos, me parece bien que lleven esas calaveritas de azúcar siempre pueden serles útiles, ¿la daga sagrada de Adyanti? ¿en serio?; se la quitarán en la aduana…recuerden que Bill y Ted les deben unas pizzas y no Luke, no tiene asma, simplemente es tu padre…y le quieres porque lo es. Sin más.

Prepárense… el viaje empieza en breve…sr Mac fly, despierte…le estamos esperando…

3….2….1…..¡¡¡¡¡FOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOSH!!!!!!!


Ahora que todos ustedes-al menos los de una generación y media- están todavía en shock hemos conseguido lo más importante:  tengo su atención, una media sonrisa y me juego algo-y no será mi alma ni a mi primogénito-a que sí he conseguido hacerles viajar en el tiempo. A un momento en el qué eran niños y niñas, donde su imaginación lo era todo y que cuatro paredes no era una prisión si no una mazmorra que podría explorarse o un castillo…

Ahora es cuando voy a colarme entre sus defensas, destruir sus campos de fuerza, ser la daga que sobrepasa su escudo entre las arenas de Arrakis y toco uno de sus puntos débiles…o no…nunca se sabe.

¿Recuerdan lo que era estar en clase?

¡Ouch!


Sí, yo también…quizá por eso me llamó convertirme en docente. Ahora no voy a entrar en  temas de vocación o formación, eso se lo dejo a los expertos. Yo soy uno más de la aldea de irreductibles que intenta resistir a los envites de Gmork. Pero resiste por que no me olvidé de lo que era estar en clase. O creo que no me olvidé. Aunque hay momentos en los qué debo retirarme a mis aposentos y mirarme al espejo y pedirme: “espejito, espejito…” y aguantar la respuesta que me dé para no volverme gris.

Lo peor que le puede pasar a un docente es olvidarse de quién era él cuando estaba en clase.

¿Qué pensaríamos si fuéramos parte del alumnado en nuestras clases?

No es una respuesta sencilla. Ya dije en una ocasión cuando Mel Elices Agudo me entrevistó que hay muchas maneras de avanzar y cambiar enfoques, defiendo opiniones que creo que son válidas y funcionales si aplicamos los pasos adecuados en nuestras aulas.

Los libros son una herramienta. No un objetivo…la “poción mágica” de nuestra aldea, o de una de nuestras ladeas, es intentar no perder esa conexión.

Intento defender estrategias de introducción de juegos de rol, de tablero, de lectura que no tenga nada de “habitual” y de herramientas y proyectos que puedan mantenerme conectado con mi “yo pasado” sin perder el norte de qué quiero conseguir con lo que hago como docente.

Quiero que aprendan no sólo que "estudien" o vengan a clase. Quiero que salgan con ganas de investigar, de leer, de buscar, de ir más allá del libro...

Iniciativas como el Proyecto Holmes, Monster Hunt, el WereWolf Project o el de Horror on the Orient Express o Pergamino, el hijo del cazador de Libros son sólo acercamientos y propuestas que quieren dinamizar los aprendizajes formales, incentivar un acercamiento a la lectura o a aprendizajes desde otra perspectiva es algo que no es tan complejo y que requiere-tan sólo- de romper ese “día de la marmota”.

Ahora miren a su alrededor y VEAN cuántas inspiraciones podemos encontrar para “enseñar” más allá de la rutina, qué cantidad de sugerencias vemos en cómics, cine, series, películas, música para dar más que lo que vemos en nuestra historia como alumnos-docentes…sí, podemos usar lo que nos emociona para emocionar.


Podemos viajar desde el ahora hacia atrás y demostrar que Juego de Tronos se basa en clásicos, que series que nuestro alumnado devora y fagocita tiene raíces comunes con mil cosas, que sus juegos de ordenador se nutren de muchas otras cosas pasadas…y así hasta no acabar. Descubrir en nuestras bibliotecas mucho más que estanterías llenas de libros; las bibliotecas de nuestros centros escolares son las "agencias de viaje de la imaginación".

Los libros de texto son huesos sobre los que “edificar” procesos pero no pueden personificar los músculos y órganos vitales del aprendizaje. Tenemos que hacer que nuestro alumnado salga de las aulas y quiera ir más allá...queremos que viajen a a esa dimensión desconocida que está más allá del libro.

¿El libro de texto es el núcleo de la acción docente?

No, no es posible ni debe serlo. Son herramientas, partes del camino pero no EL camino. ¿Realmente queremos eso¿ Queríamos eso cuando éramos parte de una clase? Vale, es cierto…la inercia era brutal y no conocíamos más ni nos preocupaba en exceso…la presión venía por otros lados cuando estábamos en un aula. ¿Y qué?

Tenemos el Halcón Milenario cogiendo polvo por qué no queremos calcular qué estrella es la más cercana…nuestra Firefly, Moya, Enterprise, Gallactica…está esperando que nos aventuremos a pilotarla y llevemos a nuestro alumnado más allá de las puertas de TannHaüser…

Hay universos enteros en nuestras bibliotecas, Stargates que conectan nuestras aulas a mil mundos…son caminos de ida y vuelta…no esperen más. Abran las puertas y libros-más que esos de texto que pueblan nuestras aulas- a que podamos viajar a una nueva frontera, a una que nos haga preguntarnos qué hay más allá de lo que vemos.

“El Aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información”

POSOLOGÍA:

Tantas veces como quieran y puedan. Recuerden este discurso cuando la dosis sea demasiado floja.